miércoles, 6 de agosto de 2014

Seminario Ética y Política del Campo Lacaniano 2014: HEREJÍAS. Reseña de trabajo




Lectura del Seminario R.S.I. 
Coordinación: Gabriel Lombardi

Notas del primer tramo:

Reencontramos los tres registros de Lacan, una vez más. RSI desde el inicio hacia el final de su enseñanza, llevada al extremo en su Seminario número 22. Enseñanza puesta a prueba bajo una forma precisa: el decir de Lacan, fatigado pero insistente. El deber decir que atañe al analista se despliega en acto, se recorta, se modula, “desbroza un discurso”. Pasa.
Lacan da su testimonio y si los nudos tienen un horizonte, no se extiende más allá que la experiencia analítica misma.  RSI, Herejía,elección: anudamientos de la letra y la sonoridad que van dando cuenta del resorte esencial de los nudos borromeos: la palabra proferida, pronunciada, soportada por un cuerpo y advertida en su simpleza y complejidad por la regla fundante y fundamental. Freudiana. 
Cada producto hablante que entrega la clínica puede abordarse desde los enlaces y desenlaces de las tres dimensiones elementales de la experiencia: R...S...I. 
La compleja relación del humano y su boca, su palabra y su acción exigen una topología que admita esa extimidad exclusiva del ser hablante. Para ello, la manipulación de estos aparatos – con la matemática y topología que envuelven – captan en esencia la operación analítica que sencillamente se asienta en el encuentro entre dos deseos, que se asienta en ese pinzamiento de las tres dimensiones que es elobjeto a.
El nudo no es modelo, es objeción a imaginarizar una práctica, incluso objeción a la metáfora: “cuál es el máximo permitido de la sustitución de un significante por otro?” se pregunta Lacan, instando a sus oyentes a entrever el “límite a la metáfora”. Al filo de la metáfora se escabulle un decir, real. 
De ese real propio de la experiencia analítica intenta dar cuenta Lacan a lo largo de estas clases. Toma la palabra,  bordea, torsiona, se somete a control, opera, manipula con sus nudos, mostrando y de-mostrando en acto las equivocaciones (las suyas), las torpezas necesarias que nos entrega como índices del lugar habitual que ocupa un analista.
Herejía de Lacan – siempre freudiano - señalando que Tolstoi y Platón (a diferencia de Freud) son lacanianos. Herejía que conlleva la pista de un carácter herético del decir mismo. Herejía del decir respecto del dicho, los dichos, lo no dicho o lo dicho por demás. Ese es el decir real que nos interesa en cada sesión, en cada encuentro - si lo hay- con un analizante. 
Jugamos a extraer de esa masa amorfa de palabras, un decir potente que escribe otra cosa que eso que dice mal el yo, eso que porta lo que eventualmente modifica para siempre la vida de alguien. Decir que el analista no cierne más que en su ex-sistencia. Decir del análisiscuya potencia es la ética que lo escolta: lo irreversible para un sujeto que se va diciendo entre un analista y un analizante. Decir que pasa, toca, cambia, conmueve. Enlaza y desenlaza.

De allí nuestra apuesta a un espacio de trabajo de lectura colectiva y genuina discusión que cada vez acoge más voces.

Los esperamos para continuar en este segundo tramo que nos encuentra en la lectura de la clase 5 de nuestro RSI, con la reapertura de Gabriel Lombardi el día lunes 11 de agosto a las 19,30hs en la sede del FARP.

Un cariño ,
Carolina Zaffore.

Fechas 2do cuatrimestre 2014:
11 y 25 de agosto
8 y 22 de septiembre
6 y 20 de octubre
3 y 17 de Noviembre